Celina Baranda: Bailar para Ser

08/08/2019 - Es parte de las Curvas con Sabor y desde hace un año refleja junto al grupo todo un concepto de diversidad y respeto que nuevamente este año se podrá disfrutar en la LOLO CARIBBEAN NIGHT 2019.

Extrovertida y segura de sí misma, Celina elige bailar como parte de su esencia que la conecta con la alegría de nutrirse de lo que ama. 

El “dicen que” ya te anticipa una mentira. Porque cómo se justifica, o se cree en algo, cuya veracidad se basa sólo en un dicho que nunca se comprobó. Cómo se puede creer en algo dicho que nadie lo dijo pero que todo el mundo sabe. Es como una especie de “se dice” pero sin sujeto. Nadie tiene la autoría de eso. Ahí comenzaría la génesis de un aspecto de la posverdad, sin exagerar aunque a este punto ya es re tarde, y la construcción de ese dilema que separa la verdad de la mentira y la verdad de la opinión. Un ejemplo: “Dicen que bailar te ayuda a ser feliz”. Entonces es cuando comenzamos a creer que el “dicen que” ya no es del todo una mentira, sino que hay excepciones. Y cómo se comprueba?, con verla a María Celina Baranda. Esta joven de 31 años baila desde que tiene memoria y lo sigue haciendo porque es su cable a tierra, su conexión con su ser interior y su motivo para conocer gente, hacer amigos y afianzar lazos. 

“Bailar es mi cable a tierra, lo que me conecta a ser feliz, lo que hago para mí y para nadie más. Puede sonar un poco egoísta pero no está mal pensarlo ni decirlo así porque me hace bien. Es una horita al día que me la dedico exclusivamente a mí. Si uno es feliz consigo mismo creo que ayuda a expresar esa felicidad con otros, irradiar luz y contagiar alegría”, dijo la bailarina que integra Curvas con Sabor, el grupo de mujeres que revolucionó a Río Cuarto con su impronta de amor propio y autoaceptación. 

¿Cuándo comenzaste en el mundo de la danza y por qué? 

Comencé a bailar desde muy chica por pasión. Nunca de manera profesional, sino más bien como aficionada. Hoy me encuentro con gente mayor que me dicen que me recuerdan bailando en medio de ellos cuando todavía usaba pañales, y disfrazada! (risas) Sabía que me gustaba animar a todos a bailar, pero con el paso del tiempo me fui enterando que motivaba a la gente a bailar, no quería que nadie se quedara sentado (más risas). En mi casa había música siempre, se escuchaba desde Rafaba, pasando por The Beatles, hasta Rolling Stones. Creo que eso fue lo que siempre me motivó a bailar.

¿Qué es lo gratificante de bailar? Sentís que te empodera?

Soy más terrenal, más de los ritmos urbanos onda reggaetón, hip hip o high heels, por ejemplo. Me gusta todo lo que sea más “callejero”. Lo gratificante de poder bailar es poder expresar lo que el cuerpo y el alma te dicta. Y obviamente eso te empodera.

¿Qué te enseñó hasta ahora todo este camino transitado por el mundo de la danza?

Gracias a la danza conocí a grandes personas. Cuando se baila las almas se unen demostrando mucha pasión. Y ahí hacés lazos de amistad muy fuertes y bonitos. Así me pasó con las chicas de Curvas con Sabor, un grupo de mujeres hermosas que gracias a Cristian Ortiz nos unimos en un lindo grupo. Además, la danza te enseña a compartir. 

¿Cómo es el contacto de la mujer con el mundo a través del baile?

Creo que la mujer tiene la posibilidad de traspasar barreras sin importar cuán amateur o profesional sean, si de danzas hablamos, porque creo que la idea es romper estereotipos. Trabajar en un equipo integrado por mujeres es lo más. Además de que nos unimos en función de compartir un mensaje nos divertimos, y reímos, un montón. Y creo que ahí está la clave, pasarla bien haciendo lo que uno ama. Creo que se dieron todas las condiciones para que este grupo, y cada una también, brille. 

En qué te inspirás a diario para bailar, para no perder la motivación? Qué es lo que te mueve?

Bailar es mi cable a tierra, lo que me conecta a ser feliz, lo que hago para mí y para nadie más. Puede sonar un poco egoísta pero no está mal pensarlo ni decirlo así porque me hace bien. Es una horita al día que me la dedico exclusivamente a mí. Si uno es feliz consigo mismo creo que ayuda a expresar esa felicidad con otros, irradiar luz y contagiar alegría. 

¿Sentís que al integrar Curvas con Sabor brindas un mensaje de empoderamiento? Cuál es ese mensaje? 

Creo que al integrar Curvas con Sabor nos empoderó aún más. Como la idea siempre fue dar otro mensaje, el de hacer saber que no es necesario tener 90-60-90 para bailar arriba de un escenario o encabezar una escuela de danza, demostramos que las mujeres, con curvas, y amateur o aficionadas, como quieran llamarle, pueden bailar. Mientras se tenga pasión o simplemente la intención de querer divertirte, se puede bailar. Todos pueden bailar, no importa el cuerpo. En definitiva somos mujeres empoderadas que perseguimos varias ideas pero fundamentalmente la de romper las barreras de ese estereotipo clásico de la moda y la belleza. Dicen que bailar ayuda a ser feliz, y qué mejor manera de hacerlo que queriéndose. 

Anticipame, dentro de lo que se pueda contar, qué planea Curvas con Sabor para los próximos meses?

Nos estamos preparando con tantas ganas para el 13 y el 14 de Septiembre que sabemos que la vamos a romper. Vamos a sorprenderlos (risas).

Recordá que Celina Baranda es parte de las Curvas con Sabor y en la LOLO CARIBBEAN NIGHT 2019 se presentará en la mega pista de los ritmos latinos. Para comprar tu entrada hacelo de manera online con tarjeta de crédito o débito a través de https://www.salsawarmfest.com.ar/entradas/lolo2019-