Curvas con Sabor: Comenzó el Matriarcado

17/08/2018 - Son un grupo de mujeres empoderadas, que aman sus curvas y sobre todo disfrutan de bailar sobre los escenarios. Mujeres que inspiran y que dejarán su huella en la Lolo Caribbean Night este 29 de septiembre en el Espacio Muñiz de Río Cuarto.

Curvas con Sabor es un grupo de mujeres que aman bailar y se han reunido por esta pasión a expresar su sentir, sus pensamientos y su forma de ver el mundo.

Reunidas a través de Salsa Warm Fest, Curvas con Sabor, son mujeres diversas, curvilíneas, que no caen en la estereotipación de las bailarinas que muchas veces se observan en las pistas, son mujeres reales, profesionales del baile, que se han sabido ganar un lugar en el medio artístico a través de su trabajo serio, comprometido y su absoluta entrega.

Agustina Fraschetti, Carla Moreno,Natalia Altamira, Noelia Villarreal, Micaela Álvarez, Constanza Belmonte, Celina Baranda son este grupo de mujeres que unidas bajo la producción de Cristian Ortíz de Salsa Warm Fest se proyectan a marcar la diferencia en las pistas de baile.

Como la Productora Salsa Warm Fest apunta a generar eventos que tengan una amplitud en su visión, sean integradores de los distintos modos de pensar y ver el mundo, es que las ha reunido para ser la expresión de la diversidad de los cuerpos, de bailes, que rompe con los mandatos sociales y es una luz para muchxs hombres y mujeres que se pueden manifestar.

Cristian Ortíz, responsable de Salsa Warm Fest y el cerebro que está detrás de cada uno de los artistas de la productora manifiesta que esta iniciativa tiene como inspiración al Pretty Big Movement que es un grupo de mujeres de diversos tamaños que bailan y expresan su autoestima y su respeto por sus cuerpos a través de distintas danzas. En función de ello, Cristian consideró oportuno que desde la convocatoria que tiene a nivel nacional los eventos que organiza anualmente, como la Lolo Caribbean Night que se realiza desde hace cinco años y en la que participan artistas de todo el país y de distintas partes del mundo es que “Curvas con Sabor” es una manifestación de la diversidad que se observa en el ambiente de los ritmos latinos y que mostrar la confianza de estas mujeres puede ser de inspiración para muchas otras para que se acepten como son, para que se atrevan a bailar y para que se sumen a la movida del BodyPositive  o Cuerpos Positivos, donde el respeto a las diferencias es la bandera.

Desde el centro del país se pretende ser un faro que empiece a mostrar la diversidad en el baile. Desde la salsa, la bachata, el merengue, el hip hop, la danza árabe, el baile contemporáneo la idea es trazar un camino cuyo objetivo es el arte en sí mismo, la danza, la música y los seres humanos disfrutando de lo que hacen…

Agustina Fraschetti, responsable de coordinar la logística de Curvas con Sabor, explica de qué se trata este grupo de mujeres que bailan, orgullosas de quienes son, “ser parte de este desafío me da sentido de pertenencia, me da el lugar para ser yo sin prejuicios, ni estructuras. 

Es un espacio que nos permite ser nosotras mismas y mostrar nuestra esencia, en que podemos romper cadenas y liberarnos de ideas preestablecidas a nivel social.

Es la oportunidad de mostrarnos sin ataduras y ser felices creando nuestro arte que es bailar. Es felicidad plena y un volver a la vida al estar rodeadas de mujeres que entienden de lo que hablás porque esto más que un hobby es un estilo de vida. Es el aire que respiramos”.

Natalia Altamira, de la Escuela de Danzas Anabela Bellydance de  Río Cuarto, e integrante de Curvas con Sabor expresa, “para mí es un nuevo desafío, profesional y personal. Desde el primer momento me pareció una propuesta brillante, que haya más gente eligiendo este camino de la danza para generar un espacio de aceptación, tolerancia e igualdad es magnífico.  Somos un grupo de mujeres hermosas, fuertes, inteligentes y con muchas ganas de hacer eco de nuestras curvas, como las de tantas otras mujeres”.

Curvas con Sabor se comienza a palpitar, son mujeres que vienen a mostrar su esencia, de la que están orgullosas, no se esconden, son mujeres libres, poderosas, de este tiempo, que recuperan el saber más genuino de quienes son y pretenden contagiar con su actitud a muchas otras que no se atreven porque temen al qué dirán.

Para Celina Baranda, de la Academia Influencias Centro Artístico de Río Cuarto, “es una oportunidad única e imaginable. Es la mejor forma de demostrar que el cuerpo es sólo el envase de una persona. Lo que realmente nos  hace únicas es lo de adentro, los valores, pensamientos y sentimientos. El baile es una forma de expresar sentimientos sin necesidad de pronunciar una sola palabra”.

Por su parte, Noelia Villarreal, ex alumna de Habana Mix de Río Cuarto cuenta su experiencia de sumarse a Curvas con Sabor, “yo no pensé que iba a poder hacerlo, soy mamá y una se limita a hacer ciertas cosas, pero con el apoyo de mi familia y amigos pude decidir hacerlo. Puede sonar egoísta, pero a esto lo hago por y para mi, es un mimo que me doy como mujer porque me encanta bailar. Cada vez que bailo me siento absolutamente feliz y a esto lo tomo como una desafío para mí”.

Se suma la voz de Carla Moreno, de la Academia Azúcar, quien expresa que esta iniciativa a la que se sumó es en representación de “todas las chicas con curvas que no se animan por miedo al qué dirán, todxs podemos si lo queremos y el baile es un medio liberador, donde podemos ser nosotras mismas sin limitaciones por el simple hecho que nos hace feliz”.

Para finalizar Cristian Ortíz, resume el concepto de diversidad desde el ambiente de la salsa y la bachata, espacio que transita junto a su esposo Javier Aguilar, y desde donde se siente absolutamente incluido, “queremos que esta inclusión se amplíe a los cuerpos diversos, a la aceptación de los diversos géneros. Porque en definitiva "nos une la pasión".

Estas Curvas con Sabor son mujeres comúnes que cuando pisan un escenario o una pista de baile se transforman. Se puede ver el "aquí estoy yo" y es interesante que esto otras mujeres lo puedan adoptar para sí, no sólo en el baile sino en lo cotidiano del vivir”.

Curvas con Sabor es una ruptura mental, es observar la belleza sin los mandatos sociales, es descubrir el poder que todos tenemos de bailar, es sumar una nueva conquista femenina, un nuevo lugar, porque la capacidad está en todos, todas y todes y desde Salsa Warm Fest venimos pregonar e instaurar que el baile nos pertenece, que sólo hay que atreverse y que si estas mujeres pueden, todas podemos, porque el MATRIARCADO ha comenzado.

No te pierdas de ver a Curvas con Sabor en la Lolo Caribbean Night y comprá tu entrada online en https://www.salsawarmfest.com.ar/entradas/lolo18-